jueves, 30 de marzo de 2017

Sevilla y el Guadalquivir.

          Todos sabemos que Sevilla es una ciudad milenaria, como milenario es el río Guadalquivir, mucho más aún que nuestra Sevilla Legendaria. Esta antigüedad motiva que muchos investigadores sitúen la Atlántida bajo el influjo de sus aguas, cuando éstas tenían una mayor dimensión que en la actualidad y regaban su valle ampliamente, formando el mar interior al que los tartessios conocían como Lago Ligur y posteriormente los romanos por el Lago Ligustino, y su desembocadura era mucho mayor como nos recuerdan las Marismas de Doñana y los arenales del pinar de La Algaida.

Las Marismas en el Lucio de la Esparragosilla Grande, de la obra
"Marismas del Guadalquivir" (1991-96) del fotógrafo sevillano Atín Aya.

miércoles, 22 de marzo de 2017

La Reja del Diablo.

          Este año conmemoramos en esta ciudad el cuarto centenario de nuestro paisano, el genial pintor barroco Esteban Murillo. Pero hoy no nos vamos a dedicar a hablar de él, tan solo nos acercaremos por el actual barrio de Santa Cruz, a la plaza en la que la tradición ha situado siempre la última morada del pintor. Allí buscaremos una peculiar ventana de una de las casas del laberinto de este turístico barrio de la capital, se trata de la Reja del Diablo en la Plaza Alfaro.

La Plaza Alfaro en una postal del Barrio de Santa Cruz, L. Roisin en la primera mitad del s.XX.